miércoles, 11 de septiembre de 2013

“Vota de nuevo... hasta que salga lo que a mí me dé la gana”


Tal y como imaginábamos la victoria del NO en la votación sobre el preacuerdo de julio, ha sentado a cuerno quemado a la dirección de Unidad Editorial, que estos días está descargando toda una batería de amenazas y chantajes contra las plantillas. La última inventiva que se les ha ocurrido es que se vuelva a votar... hasta que salga lo que ellos proponen. Ese es la idea de las relaciones laborales que tienen estas “personas”: la de un auténtico cortijo del siglo XIX donde funciona el “ordeno y mando”.

Ahora resulta que los trabajadores, con nuestra actitud, hemos llevado a una “situación límite [...] en la compañía” ¿Alguien lo dudaba? No, por supuesto que los que han llevado a la situación actual no pueden ser los gestores de UE con su errática y suicida política económica, noooo, tampoco los directivos que se lo han llevado crudo después de dejar las redacciones como eriales, no, ni esos fichajes estrella con sueldos desorbitados, no, claro que no; los culpables de la “situación límite”... ¡somos los trabajadores que llevamos ya años soportando ERE tras ERE, rebaja tras rebaja! Y siempre de manera sumisa: ¿Cuál es el fruto de los planes sociales que se prometieron en estos años? ¿qué ha sido de la bolsa de trabajo? ¿Acaso ha funcionado en algún momento? ¿Cuánta gente ha sido recolocada -ojo, sin que después se haya echado a otro trabajador en su lugar-?

¡¡¡Otro gallo nos cantaría si alguna vez hubiéramos enseñado de verdad los dientes para defender nuestros derechos!!!

Pues bien, digámoslo alto y claro: los responsables son ellos, los directores y gestores. Así que no nos vengan con milongas. No se puede empujar a alguien al cadalso y encima pedirle que firme contento y feliz. Lo repetimos: la nefasta gestión de la empresa es la que nos han llevado a esta situación por su mal hacer y es ahí donde hay que pedir responsabilidades y no a sus trabajadores.

Ahora, después del NO votado el miércoles pasado, nos amenazan nuevamente con la quiebra de la empresa (como si no supiéramos que nos necesitan para seguir exprimiéndonos), con más despidos -entre 300 y 400- ¿pero es que alguna vez afirmaron que no los iba a haber? ¿acaso ha cesado el reguero de ellos en algún momento? con descuelgues del convenio (algo que les posibilita la reforma laboral del PP, sí, pero que no es tan fácil de realizar y que habrá que justificar ante la autoridad laboral).

Nos preguntamos por qué buscan continuamente nuestra aprobación a sus desmanes ¿No afirman que pueden hacer lo que les dé la gana? ¿Quizá nos necesitan porque este proceso se pueda acabar judicializando? por lo tanto, mantengamos la cabeza fría y sigamos defendiéndonos... Si quieren ejecutar su plan salvaje, que no sea con nuestra sonrisa y aceptación.

No nos engañemos, hagamos lo que hagamos, quienes nos empujan a un futuro incierto (también a nuestras familias) nos van a seguir golpeando cada vez más fuerte si no nos organizamos, articulamos, cohesionamos y plantamos cara. Ahora es el momento de mantener el nivel de resistencia, de ser inteligentes y de defendernos, todos juntos. Si, UNIDAD, tal y como pide el comité... ¡pero para defender nuestros derechos!

1 comentario:

Raúl Villergas dijo...

Éstas son vuestras elecciones, si no me gustan, tengo otras