domingo, 12 de octubre de 2008

...Y nos fuimos de huelga


A falta de una valoración más reposada, podemos decir que el primer día de huelga ha sido un rotundo éxito pues ha sido secundada por cerca de un 90% de la plantilla.

Salvo un puñado de redactores jefes, varios redactores de la sección del Real Madrid y uno o dos “compañeros” sueltos más; el resto, la amplia mayoría de quienes componemos la redacción del diario MARCA, no hemos ido a trabajar... y lo que es mejor, hemos estado a las puertas del grupo editorial dejando muy claro que si algo no nos falta es dignidad y que vamos a seguir peleando hasta que consigamos un convenio también digno. ¡Se acabó ser trabajadores de segunda dentro de Unidad Editorial!



El periódico ha salido a la calle, sí, pero con 48 páginas, con textos de relleno preparados hace días y con una enorme cantidad de las noticias teniendo que ser firmadas por agencias ya que los redactores se encontraban en huelga. En cuanto a la maquetación, y estando la práctica totalidad de esa sección de paro, todo nos hace afirmar que quienes se han puesto manos a la obra han sido personas ajenas esa labor, algo que concuerda con las innumerables irregularidades e ilegalidades recogidas por el comité de huelga y que van a ser denunciadas en los próximos días.

Por su parte, mención especial merecen los redactores jefes, quienes hace tiempo estuvieron a punto de ser puestos fuera de convenio, putada que sólo se pudo evitar gracias a la unión de la plantilla. Entonces ellos mismos se llamaban “compañeros”, ahora han pasado a utilizar el eufemismo de “cargos de confianza”. Esperemos que se sientan orgullosos de lo que han hecho y puedan mirarse al espejo por la mañana, porque mirar a la cara al resto de la plantilla les va a resultar difícil.


En cuanto a aquellos “vendedores de humo” que no han currado en la vida y hoy han acudido raudos a la llamada de la empresa desde bien tempranito hasta altas horas de la noche, esperamos verlos también el 15 y el 18 haciendo lo mismo ¿Serán capaces de aguantar tamaño esfuerzo? ¿Serán recompensados por la empresa con otra comidita del asador donostiarra? es más, ¿y el resto de los días? ¿ayudarán a sus compañeros, haciendo el trabajo de los demás, o volverán a no hacer nada? En fin, el tiempo irá dando respuesta a tantas preguntas.


Para acabar, podemos decir que la satisfacción después de este primer día de huelga es plena, ver a la plantilla aparcar sus diferencias y pelear unida es toda una lección a la que debería prestar atención la empresa. Por nuestra parte, queda constatado que a partir de ahora nada será igual.

Y el 15, y el 18, y los siguientes... ¡nos verán otra vez peleando por nuestra dignidad!